Cristiano «quita» a Coca Cola de la Euro 2020

Hay eventos deportivos que, seas aficionado a ese deporte o no, tienen repercusión y trascendencia para todo el mundo. Podemos poner algunos ejemplos, como son las Olimpiadas, el Mundial de Fútbol o la Eurocopa, eventos en los que uno se pone la camiseta de la selección española ya sea seguidor / consumidor o no de fútbol. En este caso vamos a hablar de la Euro 2020, evento que se aplazó el año pasado y que ahora mismo está disputando nuestra selección.

Como en este blog nos centramos más en el tema creativo o de marketing, vamos a trascender el aspecto deportivo para destacar un hecho que ha tenido repercusiones a nivel de marcas. Nos ponemos en situación. Antes de empezar la rueda de prensa previa al partido que enfrentaba a Portugal y Hungría, Cristiano Ronaldo, capitán de la selección portuguesa y figura icónica en el mundo futbolero actual, aparta dos botellas de Coca-Cola que estaban en la mesa para comparecer ante los medios. El actual jugador de la Juventus, acompaña su gesto con el siguiente comentario: “¡Bebed agua!”, mientras alzaba una botella.

La reacción fue compartida inmediatamente y fue tendencia en las diferentes redes sociales, en las que se hicieron comentarios de todo tipo, desde aquellos que apoyan la actitud de Cristiano Ronaldo hasta los que criticaban su doble rasero, recordando distintas promociones del futbolista portugués en años anteriores.

Curiosamente no es el primer detalle de Cristiano Ronaldo contra de los refrescos y lo que él considera como bebidas azucaradas y comida no saludable, una postura que lleva a rajatabla, tanto a título personal como familiar. “Soy duro con Cristiano Junior. En ocasiones bebe Coca-Cola o Fanta y además come patatas fritas. Él sabe que no me gusta”. No es su única manifestación al respecto. Cuando en 2017 el futbolista luso declaró ante la justicia española por haber cometido fraude fiscal, el futbolista luso se olvidó de traer una botella de agua, por lo que se le ofreció una botella de Coca-Cola que rechazó tajantemente: “Yo no bebo eso”.

Poco después, las acciones de la multinacional se desplomaron en bolsa y perdieron 4.000 millones de dólares. Así, el precio de los títulos pasó de los 56.10 dólares a los 55.22, una caída del 1,6%. El valor de la multinacional en el mercado pasó de los 242.000 millones de dólares a los 238.000 millones. Y no, según explican algunos expertos económicos, para el séptimo anunciante del mundo perder 4000 millones de dólares ni siquiera supone un desplome, como se hicieron eco de ello casi todos los medios deportivos tras el gesto del futbolista portugués. El mismo 14 de junio era, además del partido internacional, la fecha ex dividendo de la multinacional. Es decir, como es consabido en el mundo de la economía, un descenso del valor de las acciones durante estas operaciones es algo más que habitual. El importe de ese dividendo debe restarse a la cotización, al ser dinero que ya no está en la empresa y no se invertirá en ella, sino que caerá en manos de sus accionistas.

Las declaraciones tanto de Coca Cola como de la UEFA son parecidas. Si desde Coca-Cola, patrocinador de la Eurocopa desde 1988, comentan que «ofrecemos a los jugadores y entrenadores una variedad de bebidas en las ruedas de prensa, específicamente agua, Coca-Cola y la versión sin azúcar, Coca-Cola Zero, pero por supuesto los jugadores y los entrenadores son libres de elegir las bebidas que deseen». Desde la UEFA siguen insistiendo que “el acuerdo de patrocinio dará a la compañía la oportunidad de mostrar varias marcas, incluyendo bebidas gaseosas, bebidas deportivas, agua café listo para beber y bebidas a base de frutas, con opciones bajas en calorías y sin azúcar”, valorando a la marca por “por su habilidad de unir a las personas y acercarlas» y también por el compromiso continuo de Coca-Cola con el fútbol europeo de selecciones, “que ya ha cumplido su cuarta década”.

Días más tardes, el futbolista francés Paul Pogba también protagonizó otra escena parecida, esta vez con Heineken como protagonista, si bien la trascendencia en los medios no ha tenido la misma repercusión.

Quedan todavía varias semanas de torneo, con lo que habrá que ver si estos gestos quedan como anécdotas o si estamos en el comienzo de algún movimiento en el terreno deportivo hacia una vida más saludable…

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] se inauguran los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, un evento que, al igual que ocurrió con la Euro 2020, se aplazó el año pasado. Sin embargo la situación actual mundial, el rechazo por parte de la […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *